El nuevo ritmo de Brasil: desafíos sociales, progreso económico

Brasil, un país poblado por 186 millones de personas, impone respeto y atrae la atención no sólo de América Latina, sino también de muchos otros países del mundo desarrollado. Pero esta admiración por Brasil no ha mitigado sus persistentes problemas de pobreza y  corrupción, además de tener que luchar con una economía que parece asediada. En nuestra sección especial sobre Brasil, analizamos el grado de éxito de las reformas de libre mercado implantadas en el país, los desafíos a los que se enfrenta el Gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, el papel de Brasil en las negociaciones sobre comercio internacional que están teniendo lugar esta semana en Hong Kong y el debate sobre los derechos de propiedad intelectual en la industria médica, musical y del software. También examinamos la asombrosa fortaleza del sector automovilístico de Brasil y la difícil alianza entre los fabricantes de medicamentos genéricos y los grandes laboratorios farmacéuticos en un país donde, para muchos, las necesidades sociales son tan importantes como los beneficios económicos.



Brasil: un caso de estudio para la continuación de las reformas de libre mercado en América Latina
Muchos países latinoamericanos, después de intentar acabar de una vez por todas con la inflación desenfrenada e impulsar la prosperidad económica mediante la adopción de los principios del libre mercado promovidos por Washington en los años 90, se han mostrado insatisfechos con los resultados obtenidos. ¿Estas naciones están volviendo a las políticas populistas e izquierdistas del pasado?  ¿O los líderes de la región están todavía comprometidos, en su mayoría, con la democracia y las reformas de mercado, a pesar de su desencanto con el ritmo de cambios conseguidos?  Los expertos responden a estas preguntas de diferentes maneras, pero coinciden en una cosa: Brasil, México y Chile están menos inclinados a regresar a estrategias populistas, por lo menos, de momento.

Las dos caras de la propiedad intelectual en Brasil
El pasado mes de marzo, el Gobierno brasileño amenazó públicamente con romper las patentes de cuatro medicamentos antiretrovirales si las compañías internacionales fabricantes de esas drogas no permitían a Brasil producir los equivalentes genéricos o comprar los medicamentos patentados a precios de descuento.  El sector farmacéutico, sin embargo, no es el único ámbito de la propiedad intelectual (PI) en el que Estados Unidos y Brasil han chocado últimamente.  El pasado mes de abril, el Gobierno de Estados Unidos dio un ultimátum a Brasil para que el país tomase medidas contra la extensa piratería de discos compactos, videos, software y otros productos protegidos por la propiedad intelectual o podría perder su estatus comercial de nación más favorecida.  Con todo, a pesar de la postura del Gobierno brasileño respecto a la PI, algunos expertos sugieren que el país ha hecho recientemente un progreso significativo en la reforma de la propiedad intelectual.  La meta – tal y como demuestra el lanzamiento de una nueva droga antiinflamatoria llamada Achéflan – consiste en promover de forma más adecuada la innovación tecnológica en el mercado.

Corrupción y economía se alían para presionar al Gobierno de Lula
Los escándalos de corrupción en Brasil no dan tregua al presidente de la República Luiz Inacio Lula da Silva y al Gobierno del Partido de los Trabajadores (PT). La popularidad de Lula sigue cayendo en picado y en octubre se situó en el 46,7% frente al 50% del mes anterior, el peor resultado desde que llegó al poder hace cerca de tres años. Peor lo tiene el Ejecutivo, ya que sólo el 31,1% de los brasileños confía en su gestión frente a cerca del 36% de septiembre. La política económica también está contribuyendo a alimentar el descontento entre la opinión pública. El PIB se desaceleró en el tercer trimestre y se espera una caída del crecimiento del PIB anual. Mientras tanto, los tipos de interés siguen altísimos. La pregunta en la mente de todos es: ¿conseguirá Lula recuperar la credibilidad perdida antes de las elecciones presidenciales dentro de diez meses?

El intermitente desempeño de la industria automovilística brasileña
La industria automovilística brasileña finalizará 2005 con un nuevo récord de producción de vehículos de 2.450.000 unidades, lo que representa un aumento del 11% respecto a 2004, según la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (ANFAVEA). El éxito se debe, en gran medida, al crecimiento del 29% de las exportaciones, ya que el mercado interno apenas creció un 5%. Sin embargo, no todo son buenas noticias para los fabricantes de automóviles. Los analistas predicen un 2006 lleno de curvas debido a la revalorización del real, lo que dificulta las ventas externas, y a un mercado interno castigado por una de las tasas de interés más altas del mundo (18,5%). Además, los analistas estiman que el crecimiento de la economía no será lo suficientemente fuerte como para generar muchos empleos o para aumentar considerablemente el poder adquisitivo de la población. En definitiva, la industria está de celebración, pero mirando hacia el futuro con cautela.

Los medicamentos genéricos en Brasil son una píldora difícil de tragar para las grandes farmacéuticas
La introducción de medicamentos genéricos en Brasil hace cinco años transformó la industria farmacéutica del país. Desde entonces, este tipo de fármacos ha ido ganando cuota de mercado año tras año y actualmente representa el 11,6% del total de unidades producidas. Este fenómeno ha estimulado el crecimiento de la industria nacional, disminuyendo la participación de los grandes laboratorios internacionales y sus productos de marca en el mercado doméstico. Sin embargo, ésta no es la única amenaza que se cierne sobre los grandes laboratorios con presencia en Brasil.  En un intento de negociar descuentos de precios, el Gobierno amenaza con violar las patentes de los medicamentos para el tratamiento del SIDA. Esta amenaza, según las empresas internacionales, provocará la reducción de las inversiones de la industria farmacéutica en Brasil.

Brasil se juega su liderazgo en la Conferencia de la OMC
Cuando los líderes de los principales países industrializados empezaron a prepararse para la importante Conferencia Ministerial que se está celebrando en Hong Kong, donde se podría decidir el destino de la Ronda Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC), se aseguraron de contactar antes con un puñado de países en desarrollo, los de mayor tamaño y más influyentes, entre los que destacan Brasil, China, India, Rusia y Sudáfrica, entre otros. A nadie sorprendió que el Gobierno brasileño del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva liderase la delegación comercial de Latinoamérica para presionar a Estados Unidos, Europa y otras naciones industrializadas a reducir sus aranceles y subsidios agrarios. La existencia de dichas medidas proteccionistas dificulta que países en desarrollo como Brasil, donde el desarrollo económico es más necesario que nunca, venda productos agrarios a los países ricos.




Sponsor Knowledge@Wharton

buscar | suscripción | quiénes somos | ayuda | inicio | contactar | patrocinadores


El copyright de todos los materiales es propiedad de la Wharton School de la Universidad de Pennsylvania y Universia. Política de Privacidad